En CRISARA comenzamos esta semana la campaña 2019 de nuestro vivero de almendro, un año más que afrontamos con mucha ilusión por las buenas expectativas futuras y el crecimiento progresivo del consumo de almendras en el mercado mundial. Así, asumimos el reto de poner en el mercado árboles de la máxima calidad: tecnología in vitro, microinjerto, mejora genética, variedades exclusivas y plantas micorrizadas libres de herbicidas, adaptadas a climas fríos. Desde CRISARA cuidamos siempre cada detalle porque somos conscientes que la calidad empieza en el vivero y que una planta de almendro no es una semilla de cebada o de lechuga…es un proyecto a medio y largo plazo, por lo que nos gusta estar cerca de nuestros clientes durante todos los ciclos del cultivo, con nuestro asesoramiento y servicio postventa. Destacamos siempre nuestra apuesta constante por la innovación y nos sentimos orgullosos de nuestro trabajo diario y del esfuerzo que realizamos para que esta se trasmita y se refleje en los resultados y en la rentabilidad de nuestros campos. Desde CRISARA siempre estaremos al lado de nuestros agricultores, creciendo juntos, porque pensamos como agricultores y queremos llevar hasta las fincas de nuestros clientes lo que nos gustaría ver en la nuestra propia.