Australia tampoco le hará sombra a la almendra ecológica española

Home/Actualidad Crisara, Blog/Australia tampoco le hará sombra a la almendra ecológica española

Australia tampoco le hará sombra a la almendra ecológica española

Cristóbal Aránega, director general de CRISARA, ha participado en la expedición española que ha viajado hasta Australia para conocer más a fondo el cultivo del almendro de la mano de Australian Almonds (Almond Board of Australia), una misión organizada por Frutos Secos MAÑAN a la que han asistido técnicos y empresarios agrícolas del sector de los frutos secos a nivel nacional que nos ha permitido acercarnos al sector productor en marzo, época allí de plena recolección. Han sido once días visitando cultivos, industrias, ensayos, centros de investigación, etc. que nos han permitido acercarnos a quien nos sustituyó como segundos productores mundiales y sacar conclusiones sobre nuestras fortalezas frente a un mercado tan global y emergente como es el mundo de la almendra. Hoy somos los terceros productores mundiales pero seguiremos siendo la primera potencia mundial en almendra ecológica y, lo que es más importante, nuestra almendra ecológica será el motor de arrastre para dar a conocer y poner en valor toda la almendra mediterránea.

La producción ecológica en Australia es insignificante, solo el 1% sobre un montante de 82.300 toneladas, con la producción propia no tienen almendra ecológica ni para abastecer su mercado nacional dentro de un sector que actualmente exporta a 46 países. Las dificultades para producir ecológico en Australia son altas: un sistema de recolección en continuo tirando el fruto al suelo, variedades de cáscara blanda, el gusano de la arnasia y las altas producciones en convencional que llegan hasta 4.500 kg. de grano por ha. son las principales causas limitantes de que el ecológico prospere aún menos que en EEUU, todo ello asociado a que no existen ayudas a este sector, que solo entre 150 productores aportan el 30% de la almendra y que la superficie media es de 40 has enfocadas todas a la alta producción en regadío. Si analizamos el ecológico como una segunda alternativa en Australia para una producción menor que pudiese ocupar los secanos o con riegos deficitarios tampoco sería viable debido a las altas temperaturas de hasta 50ºC que lo hacen directamente improbable. Con estas condiciones solo es posible regadío con un mínimo de 10.000 metros cúbicos por ha. acompañado de 220 unidades de Nitrógeno, 260 de potasio y 30 de Fósforo para producir hasta 4.500 kg. de pepita. El almendro en Australia es un cultivo que se puede definir como de mucha producción o imposible de hacer.

Partiendo de esta realidad, Australia lejos de producir almendra ecológica tendrá que importarla para poder satisfacer la demanda de sus exportaciones e incluso para su mercado nacional. En Europa consumimos el 43% de las almendras australianas por un valor de más de 200 millones de dólares anuales, el resto lo consume principalmente India y Asia. Actualmente, Australia, segundo productor mundial, puede ser superado en un futuro próximo por España también en convencional, dado que la Costa Oeste pierde todo su potencial por ser muy ventosa, los pájaros están protegidos y tienen un agua que obtura y con restricciones que el gobierno implanta debido a la gran sequía de 2005, donde solo se pudo atender el 35% de las concesiones. Aunque sus expectativas puedan ser mayores su potencial real de crecimiento podría estar en pasar de las 38.000 has. a las 45.000 has. y producir en torno a un máximo de entre las 90.000 y 120.000 toneladas (aunque en algunas zonas se cuenta con mucha agua, el gobierno australiano afirma que el agua no es solo de los agricultores).

Lo que está claro es que las almendras son un producto también de moda en Australia ya que la demanda por parte de los fabricantes se ha visto incrementada recientemente por más de 270 productos nuevos, que Australia seguirá promocionando junto a EEUU la almendra en el mundo con el 4% de sus ingresos y que el consumo seguirá creciendo. España tiene que hacer marca con la ecológica donde no tiene ninguna competencia y aprovechar para poder introducir también la convencional en un mercado emergente europeo que tenemos en la puerta y que consume 170.000 toneladas.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.